Amar, la ausencia de condiciones

amar petita

 

Escuchamos que amar empieza por uno mismo y nos molesta, en especial cuando estamos o quizá nos sentimos “solos”. Nos gusta sentirnos cuidados, queridos, mimados por alguien y depositamos en ese “alguien” todas nuestras intenciones y sueños. Depositamos nuestro amor y la capacidad de amar y amarnos.

En un día donde celebramos el amor y la capacidad de amar al otro, hay algunas reflexiones en modo de pregunta, que me hago.

 

Preguntas y reflexiones sobre el amor:

  • ¿Cómo se puede amar si me impongo no dejar de hacerlo?

    • Frases como “te amaré por siempre”, “unidos para siempre”, “hasta que la muerte nos separe”… Son compromisos que pueden llegar a lastimarnos cuando evolucionamos y con nosotros nuestros sentimientos y pese a ello seguimos anclados al compromiso que adquirí cuando mis sentimientos eran otros. El sufrimiento aparece cuando existe una evolución emocional y no mental (Por eso indico “pueden llegar a lastimarnos” no tiene por qué darse)
    • Recuerdas cuando de pequeño y adolescente (e incluso en la actualidad) te imponían algo, lo que le seguía era la negación y el rechazo a ello. En la imposición no existe la libre elección.

 

  • ¿Cómo voy a amar si al imponérmelo olvido que sobre lo único que tengo algo de poder es sobre el ahora?

    • Cuando me impongo amar a otra persona para siempre, por encima de todo, olvido que el único para siempre dura un instante, que la vida son cúmulos de instantes, cúmulos de “ahora” y no puedo controlar lo que sucederá mañana. Así pues imponerme amar por y para siempre es hacerme esclavo de sentir algo concreto y en la misma intensidad el resto del tiempo. Las emociones no entienden de tiempo, es un diseño de la mente.
    • Cuando me centro en amar a alguien en el futuro, me olvido de poner mi atención en lo único que poseo, el ahora. ¿Y si pruebo a amarte en este instante?

  • ¿Cómo voy a amar si me olvido de mí para amar al otro?

    • Confundimos el amar con dejar de respetarnos, escucharnos o satisfacer nuestros deseos o necesidades. Nos dijeron que era “egoísta”. ¿Qué existe detrás de la necesidad de complacer y satisfacer al otro en detrimento de uno mismo? ¿Realmente amo más o mejor al otro cuando hago esto? ¿Realmente puedo amarlo o lo necesito?

 

  • ¿Cómo voy a amar si juzgo lo que hago, siento y pienso?, ¿Cómo voy a amar si no me acepto?

    • La ausencia de aceptación por lo que soy, por quien soy, produce dolor, perdida y angustia. ¿Si soy incapaz de amarme (Eso incluye aceptarme) cómo voy a aceptar y querer a otra persona tal y cómo es?

  • ¿Cómo voy a amar si juzgo lo que hace, siente y piensa el otro?, ¿Cómo voy a amar si no acepto al otro?

    • Cuando no acepto quien es y como es el otro, no lo amo, amo lo que deseo que sea, no lo que es.

 

 

El “amor” y las condiciones:

  • ¿Cómo voy a amar si la primera condición que impongo es que esa persona a la que “amo” llene el vacío que siento en mí?

    • Prefiero no verme, no mirarme, no sentirme: prefiero no estar solo para no tener tiempo de sentir esa sensación de vacío de la que formo parte, que existe en mí; de descubrir las sombras, miedos. Todo lo que no me gusta y no acepto de mí. Si tengo a una persona a mi lado quizá espero que sólo vea lo “bueno” y que me lo recuerde, lo valore, lo destaque. Hecho que ayudará a tapar ese vacío y sombras (o eso quizá es lo que yo me creo)

 

  • ¿Cómo voy a amar si la segunda condición que le pido es que me quiera como yo no lo hago conmigo?

    • Ese amor que no me puedo dar, ese que no soy capaz de entregarme, es el que pido que esa persona “especial” me dé, vivo en la dependencia de que alguien externo me pueda dar lo que yo (por el motivo que sea) no soy capaz.

 

  • ¿Cómo voy a amar si la tercera condición es obligarle a que lo haga toda la vida?

    • Tengo tanto miedo a sentir el vacío, a tener que amarme yo, que le exijo al otro que lo haga por y para siempre y le castigo (y me castigo) si no es así.

 

El amor desde una nueva perspectiva:

  • ¿Cómo es amar si a partir de este momento elijo dejar de juzgarme?
  • ¿Cómo es amar si aquí y ahora acepto como soy, como es la otra persona y lo que sucede?
  • ¿Cómo es amar si dejo de pedir para darme y llenarme con mis manos?
  • ¿Cómo es amar si simplemente nos miramos a los ojos y nos comunicamos?

 

Amar desde el sentirte complet@ y desear compartirlo,

Amar desde te doy y lo único que deseo es que seas feliz, aún si tu camino es sin mí.

Amar es aceptar al otro tal y como es y cambiar en ti aquello que no te gusta del otro.

Amar es desear el equilibrio y expansión tuyos y de la otra persona y aceptar que si es sin compartir juntos el camino, es la elección que os lleva a un mayor crecimiento.

 

Amar es desear compartir viaje hacia el infinito y que las manos sigan unidas durante el camino; en el barro, en los prados y montañas, en los lagos de agua calmada, en las estaciones ventosas. Es acompañar y tender la mano, respetando su espacio y tiempo, cuando uno se quedó estancado en el barro. Es abrir la puerta y desear buen viaje si uno desea cambiar el rumbo del viaje o la ciudad a visitar.

 

Amar es la presencia del respeto  y la ausencia de condiciones.

 

Cecília Ruiz *

14/02/2017

www.ceciliaruizcoach.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *