Bailándole al fin del mundo

bailando lluvia

 

Como diría Sabina en una de sus canciones, que el fin del mundo te pille bailando.

¿Y qué es el fin del mundo?

                       ¿?

  • Que la persona amada te deje.
  • Perder a un ser querido.
  • La muerte.
  • La destrucción de lo que conocemos como el planeta tierra.
  • El juicio final que recoge la Biblia.

Si ponemos atención a todos los argumentos anteriores, el fin suele interpretarse como pérdida dolorosa.

¿Y si el fin del mundo puede contener más que pérdida dolorosa?

¿Y si es ya momento de dejar de buscar significados hirientes?

Si te pones a buscar y buscar existen probabilidades de encontrar aquello que buscas. Si lo que buscas es significados dolorosos, tienes más probabilidades de encontrar resultados que vayan acorde con aquello que buscas.

Hoy te invito a que dejes de buscar, te invito a que pares, a que te sientes y leas. Sé consciente de la maravilla de parar y dejarte regalar. ¿Te acuerdas de esa frase de “¡Pide y se te dará!”?, Quizá puedes dejar de buscar. La respuesta ya es, ya está, pero si tu atención está en buscar no puedes verla.

                       ¿?

  • Y si el fin del mundo es también dejar de sufrir.
  • Y si el fin del mundo trae consigo el fin de tu mundo limitante.
  • Y si el fin del mundo es el fin de compararte.
  • Y si es el fin de “tener que” sobrevivir.
  • Y si puede significar el fin “tenerte” que proteger.
  • Y si es el fin de tu huida.
  • Y si es el fin de buscar fuera lo que ya está en ti.

¿No es todo ello también un fin?

El fin del SER limitado que creíste ser, para vivir en el mundo de las infinitas posibilidades.

No es que ahora esas infinitas posibilidades no existan, sólo que si tienes tu atención en la búsqueda de cómo sobrevivir, o cómo ser mejor que el compañero de trabajo, has dejado de creer y sentir que todas las posibilidades existen y son probables.

Dejo de confiar en mí para empezar a buscar fuera eso que no creo y, por lo tanto, no encuentro en mí.

 

Sí, eso, precisamente eso es lo que has venido a descubrir.

 

Vivir para volver a recordar, sentir, integrar que todo está en ti. Todo lo que te ocurre, todas las situaciones que estás viviendo tienen la intención y la función de que vivas todas esas experiencias para que seas consciente de tu grandeza o dicho de otra manera para que seas consciente del ser ilimitado que eres.

Y si eres ilimitado, ¿dónde están las respuestas a tus preguntas?

Respuesta evidente, ¿verdad? Respóndete tu mism@

 

¡Sí, ya está aquí el fin del mundo!

 

El fin del mundo de buscar, de desgastarte buscando, de no encontrar, de desesperarte, de perder tu energía y ganas.

 

¡Bienvenid@ al fin del mundo!

 

Pasa y prepárate para experimentar cualquier cosa.

¡Quizá ha llegado el momento BAILAR!

Sí, todo fin abre ante ti las infinitas posibilidades. Quizá bailando puedes marcar tu ritmo, mientras danzas entre más de un motivo o sensación a la vez, mientras te mueves entre la despedida y la bienvenida y lo que todo ello despierta en ti.

Experimenta tu lado científic@ y haz como el gato de Schrödinger, el gato que está vivo y muerto a la vez. Baila entre la vida de todo lo que eres y la muerte de las limitaciones que creíste ser.

 

¿Bailamos?

¡Descubre tu grandeza!*

Cecília Ruiz

08/09/2017

 

Foto: Kyle Head

One thought on “Bailándole al fin del mundo

  1. Pues venga: bailemos!!! 🙂
    Buena reflexión….
    El fin del mundo, puede ser eso: el fin de todo y que, entremos en una dinámica pesimista/destructiva sin fin(contradictorio, con “el fin del mundo”) pero, hay que procurar que signifique una ruptura con esas situaciones dolorosas y limitantes para transformarlas en un inicio de todas esas posibilidades, como tu explicas, para mejorar..o quizá mejor llamarlo: crecer

    Un muy buen ejemplo, está en otra frase de esta misma canción del gran Sabina: “que el equipaje, no lastre tus alas” 🙂 El equipaje o todo lo pasado, no han de ser una carga sino un aprendizaje….al principio, lógicamente, nos lastran porque, no nos preparan para las decepciones pero, hay que enfocarse a que sean experiencias con las que aprender.

    Gracias por dar pie a pensar….

    Salud,

    Jordi

    PD: fet en castellà perque el teu públic és més ampli 😉 petó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *