¡Ojalá puedas perdonarme!

amics sol

 

¡Ojalá puedas perdonarme!

 

Ojalá, sí, Ojalá. ¡Ese es mi deseo!

 

Porque si me perdonas habrás entendido que no quería herirte.

Porque si me perdonas entonces seguro que hay una parte que sabe, aunque no lo diga, que estabas actuando de manera incorrecta por tu ego, por tu cabezonería en no perdonarme.

Porque si me perdonas creeré que no ha sido tan grave lo que dije o hice.

Porque si me perdonas a mí me quitas un peso.

Porque si me perdonas no me sentiré culpable.

 

Entonces, ¿Por y Para quién es el deseo?

 

Ese es el perdón que ha podido estar presente en muchos de nosotros a lo largo de la vida. Pedir, querer o incluso rogar el perdón de otra persona para, y voy a decirlo sin tapujos, un interés personal, para conseguir tranquilidad, para crecerse (que no crecer), para alimentar al Ego.

 

Comparto contigo una nueva resignificación del perdón. Un perdón que es capaz de ver el ego y traspasarlo. No lo aparta, no huye. Lo mira, se acerca, penetra en él y acaba traspasándolo.

Un perdón sea cual sea el “resultado”, sin más intención que verse uno mismo y tomar consciencia.

 

Mirando…

Ojalá puedas perdonarme, para que seas libre.

Ojalá puedas perdonarme, para que dejes de soportar ese peso que no mereces.

Ojalá puedas perdonarme, para que en tu corazón haya más luz.

Ojalá me perdones, para que descubras lo que no ves.

Ojalá me perdones, para que sigas creciendo.

 

Penetrando…

Ojalá puedas perdonarme pues tu perdón me enseña.

Ojalá puedas perdonarme, pues me veo a través de ti.

Ojalá puedas perdonarme pues tu perdón me hace libre, todavía busco el perdón externo.

 

Traspasando…

Ojalá, exista o no ese perdón tuyo, yo aprenda algo más.

Ojalá, exista o no tu perdón, pueda entender lo que no entiendo.

Ojalá durante esta falta de perdón sea consciente de que existe falta de perdón en mí.

Ojalá integre que no es tu perdón el que necesito.

Ojalá descubra que el único perdón que existe y que me libera es el mío.

Ojalá descubra y acepte que todo aquello que deseo para ti, es un deseo mío y para mí.

Ojalá aprenda a convivir con el juicio, sabiendo que existe en mí; y perdonarme por ello.

Ojalá integre que todo juicio es una falta de perdón.

Ojalá sea cual sea tu decisión o sentimiento, yo siempre pueda sentir por mí y por ti amor y por lo tanto perdón.

 

Ojalá puedas ver, y no sólo con tus ojos; para que así elijas hacer aquello que te conecta con tu grandeza (con tu esencia, con el Ser).

Ojalá me perdone y me/te ame por encima de cualquier interés, eso es lo que me conecta con mi grandeza (con mi esencia, con el Ser).

 

Cecília Ruiz

23/08/17

 

(Foto de Asaf R)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *