¡Tengo miedo!

llum mans

 

Del miedo al renacer

El viernes por la mañana, mientras seguía muy de cerca las informaciones sobre los atentados en Catalunya, rompí en llanto al descubrir no sólo mi pena, también mi miedo. Oía gritos de “No tinc por” (no tengo miedo) y yo lloraba al escucharlo, yo no podía decirlo. En ese momento no sabía si estaba sintiendo más pena o más miedo.

El dolor de estómago empezó a aparecer y se fue agudizando. Encontré algo que lo calmó, ¡escribir! Escribir todo lo que estaba sintiendo en ese momento, todo lo que estaba sucediendo en mí en ese preciso instante del viernes 18 de agosto por la mañana.

Escribí unas lineas y el dolor de mi estómago desapareció. Seguía sintiendo pena, seguía haciéndome preguntas y aprendí algo más sobre el miedo y un nuevo invitado al que llevo un tiempo trabajando.

No pensé en ese momento compartir el escrito, fruto de escribir las sensaciones en ese momento. Hoy, después de un fin de semana sintiendo y aceptando, he decidido compartirlo después de meses sin publicar. Este es un momento cargado de significado para mí.

De nuevo publico, después de meses donde el ego camuflado de sufrimiento me ha llevado a la más profunda oscuridad. Donde he podido sentir lo que es la soledad rodeada y lo “jodida”, importante y “necesaria” que es. Donde he visto sufrir a las personas que más me aman y sentirme responsable (¡Que viva mi ego!).

He aprendido (y estoy aprendiendo) tanto en este camino…

Dejé de escribir, sin decidirlo y sin saberlo, y hoy he integrado para qué! Para tener fuerzas para vivir, para seguir respirando y para seguir aprendiendo.

Hoy vuelvo a publicar y lo hago con lo que sentía el viernes, con el aprendizaje del viernes. El fin de la vida, el odio, el ego, la radicalización de unas personas han encendido en mí el renacer, el sentir, el respetar, el amar. Es por eso que hoy, lunes, y después de meses en silencio por aquí, publico un nuevo post. Quizá, los actos del jueves en Catalunya puedan contener aprendizaje, reflexión y autoconocimiento, entre tanto dolor y pérdida. Quizá es el momento de aprender a perder, y no la vida.

Cecília Ruiz

Lunes 21 de Agosto de 2017.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Viernes, 18 de Agosto de 2017:

 

¡Sí, yo sí que tengo miedo!

Tengo miedo a sufrir, tengo miedo a perder, tengo miedo a ver de nuevo el llanto.

Hay una parte de mí que sabe que todo tiene un propósito y que el miedo a perder, el miedo a sufrir es EGO, pues nada se pierde y nada debe ganarse. Todo es y está, y es mi mente la que ha creído que necesita algo externo para sentirme completa. Es mi mente la que cree que puedo perder, ¡que hay algo que perder!

Siento dolor físico en mi cuerpo, mi estómago se está quejando. Bienvenido miedo que puedo sentirte, pues estoy dispuesta y quiero aprender de ti, conocerte.

Ya no huyo del miedo, ya no lo evito. Eso lo hace fuerte, eso hace que lo que he calificado durante mucho tiempo como “monstruo” me siga por el pasillo oscuro. He decidido ser sincera y como tal hago este acto de “sincericidio” donde dejo de mentirme y reconozco mi miedo, lo miro e informo de él.

Yo no puedo hacer que ese miedo venga o se vaya, no soy yo quien decide dejar de sentirlo, eso sigue siendo EGO. El miedo tiene y viene con una función y yo lo único que puedo hacer es tomar consciencia de mi cuerpo, de mis emociones, de mis pensamientos e informar de todo ello, de informar de esas distorsiones de mi mente, de las emociones distorsionadas, de mis dolores físicos, que están creando mi realidad.

Es hoy un instante oportuno para sentir el miedo, para descubrir más sobre el EGO… Para atravesarlos o ¿quizá abrazarlos?

Cecília

Viernes 18 de Agosto de 2017

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

3 thoughts on “¡Tengo miedo!

  1. Els fets de dijous, igual que a tu, van generar moltes inseguretats i pors a tothom….perque, en la majoria dels casos, són por al desconegut que ens portarà un dolor brusc i violent que, ens espanta.
    El famós “no tinc por” és evident que no és una seguretat que tu no tens sino un desig de ser, mínimament conscient del que podria sobrevenir i que, les enfrontem perque la vida és això mateix: vida i viure!! alguns(pocs) ho enfronten de manera violenta però, fets com els de Barcelona, mostren que, en moments durs, la gent fa una parada i recupera el millor de l’ésser humà: s’han vist moments molts macos entre persones que no es coneixen de res i, on algú es sent fluix, una altra persona li ofereix el seu esperit de superació i la seva mà per encarar, que no vol dir amagar-les o evitar-les, les pors i inseguretats. Cadascú tenim els nostres”monstres”(més grans o més petits) i, és part de la vida anar coneixent-se, acceptant-se, reinventant.-se i gaudint la vida amb positivisme amb la gent del voltant, ens estimin o no.

    Espero i desitjo que en, aquest tunel de foscor que has trobat, ja estigui brillant la llum 😉

    1. Jordi!

      Gràcies per les teves paraules, contenen molt més!

      Si hi ha quelcom que estic integrant és que la por forma part de la vida, i voler fugir d’ella no vol dir ser lliure, tot el contrari, és ser esclau d’allò del que vols fugir.

      Poder, després del dolor, veure com persones estan unides, s’ajuden sense més interés que la vida, em fa tornar a connectar amb la part humana i divina a l’hora. De vegades oblidem que estem fets de les dues…

      Gràcies per ser-hi i deixar-te sentir, és un veritable regal!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *